sábado, 31 de julio de 2010

Cap. 40 < Eres tan... >





[Como si las apocalípticas resonancias del ayer se borraran, poco a poco, paso a paso, con los escondrijos de una hermandad renacida. Una relación que florece y cubre huellas profundas en los corazones con sus antiguos frutos, pero ahora, renovados.]

(Georg Listing)

- Debes de estar bromeando – me dice con una sonrisa.

- ¿Tendría sentido? – Les pregunto cachando la cerveza que el moreno me arroja – Díganme, ¿en verdad tendría algún sentido que les mintiera sobre algo así?

- No lo sé Hagen, tal vez tu cerebro por fin está evolucionando y tienes un macabro plan en mente – levanta las cejas y abre su bebida. Le contesto con una mirada fría.

- No – contesta el otro gemelo – Tom, aunque lastime tu orgullo, Georg tiene razón. No le veo la gracia ni el motivo de que esto sea una farsa. Además ¿No escuchaste la historia? ¡Es demasiado detallada, larga y complicada como para que se la haya sacado de la manga!

- Gracias – digo exhausto hacia las palabras de Bill. Tienen que creerme.

- ¡Bill! ¡No me digas que te tragas su rollo! – Tom casi escupe el trago de cerveza al dar una carcajada.

- No es ningún rollo. Es una historia muy importante… también seria Thomas – dice Bill cruzando los brazos y arrebatándole la lata de alcohol a Tom – No creo que te debas reír al respecto.

- ¡Es verdad! – insisto desesperado.

Los gemelos e incluso Gustav, quien no parece muy interesado en la conversación, voltean repentinamente a verme. Creo que estoy más exasperado de lo que creía.

- ¡Tranquilo Hobbit! – me grita Tom aguantando la risa - ¡No saques tu fuerza Hulk aquí! Es un lugar muy pequeño…

- Basta de bromas – interrumpe Bill calmando a su hermano con esa actitud de mamá gallina que posee.

- No entiendo mucho de lo que nos contaste, pero yo te creo – apoya Gustav.

¡Bien! Tres contra uno. Todos tienen que creerme. Necesito alguien para hablar sobre la bizarra historia. Necesito a los tres. Me termino la cerveza en un par de largos tragos. Estoy dispuesto a hablar hasta convencer a todos.

- ¡Es que no cabe en mi cabeza como una persona puede ocultar a alguien de su propia sangre! ¡Alguien como su hermana! Y menos si ese alguien es Daiana – Bill hace demasiados ademanes con las manos mientras habla.

- ¿Está guapa? – Pregunta Tom en el silencio que se estaba creando - ¡No Georg! ¡No me refiero a Daiana! – contesta antes de que le arroje la lata vacía – Bueno, sí que lo está, pero ella eligió mal. Se fue contigo. Me refiero a su hermana, ¿es linda?

- ¡Tom Kaulitz! – Grita Bill molesto – ¿Puedes dejar tu cerebro apartado del físico y complexión femenina por tan sólo un rato?

- Lo que menos importa ahora es si ella es bonita – pongo las manos en mi cara y las deslizo encima de esta.

- Sí. Está bien – contesta a mala gana - ¿Es su hermana… mayor?

- Así es – respondo. Creo que por fin está cediendo – No se por cuantos años, no deben ser muchos. Se ven casi de la misma edad.

- Su hermana mayor, entonces… ¡está que arde Hobbit!

- ¡TOM! – Bill, Gustav y yo. Fue un grito de desesperación extrema.

- ¿Qué? ¡Lo siento pero yo no establecí esa regla de que los hermanos mayores somos los más apuestos!

- Contigo no se puede men – suspiro – Sabes que me gusta bromear. Pero esta vez no es la ocasión. Pensé en ello toda la noche, no pude dormir. Pasa por mi cabeza como una película.

Era verdad. Aunque lo intenté, no pude cerrar los ojos ni un momento. La escena del rencuentro de dos hermanas tan perfectas era como… irreal.

- Eres un tarado – suelta Bill, dejando su cuerpo caer en uno de los sillones. Lo último que quiero es que inicien una de sus peleas. – No te resistes a cualquier cosa que tenga piernas. ¿Y Atziri? ¿Ya pasó de moda? - Veo como Tom abre la boca, esta dispuesto a atacar…

- ¡Hey chicos! – interrumpe Gustav parándose de un brinco del sillón, no me di cuenta en que momento los gemelos lo hicieron también, ahora está en medio de los dos, deteniéndolos.

Corro a ayudarlo. Son como dos titantes enfurecidos, los brazos de Gustav y los míos no van a aguantar mucho más.

- ¡Tranquilícense! – digo viendo fijamente a Tom. Noto como ambos están relajando sus cuerpos.

- ¡Dios mío! ¡Paren! – Gustav detiene a Bill.

- ¡Hola mis bebés! – Entra David animado, pero parece que se le saldrá el corazón del pecho al ver la escena - ¡Wow! ¡Tranquilos!

También nos ayuda, sus manos son suficientes como para separarlos.

- ¡¿Qué demonios hacen?! – Pregunta, a gritos – ¡Sí quieren pelearse, háganlo afuera! ¿Qué no ven que están dentro de una cabina de grabación? Pensé que su etapa adolescente de peleas absurdas ya había pasado a la historia.

- No sucede nada malo David – exclama Bill con trabajo y haciendo su mejor intento de sonrisa. Tom también lo intenta, pero el resultado no es muy bueno - ¡Sólo estábamos jugando! – abraza a el viejo.

- Eh… sí. Nosotros les dijimos que no lo hicieran aquí – río - ¡Ni loco te voy a pagar algún equipo de este lugar por culpa de estos dos! ¿No escuchaste las risas, mi buen Jost?

- No – contesta confundido - Pero… ¿no estropearon nada?

- Llegaste justo a tiempo – sonrío levantando los pulgares. Está pareciendo creíble. Creo que ninguno de los cuatro queremos que nuestro productor se preocupe por situaciones así. Está demasiado ocupado con lo de nuestro nuevo material como para hacerle de psicólogo también.

- ¡Exacto! Llegaste justo a tiempo de que se acabaran los panecillos – Tom le extiende un platillo con unos bocadillos de salmón – El mounstro devorador de Hagen ya se comió tres platos.

- Y Tom dejó sólo una cerveza a salvo – bromeo mientras rodeo a los gemelos con mis brazos. Sus músculos todavía se sienten tensos.

- ¡Vaya! Tengo que poner a uno a dieta, y al otro lo tengo que llevar a rehabilitación alcohólica. Díganme que Gustav no es drogadicto y que Bill no sufre problemas de identidad.

- ¡Nosotros somos normales Dave! – Bill sonríe de esa manera que hace que las fans desfallezcan – Puedes estar seguro.

- ¡Me alivia escucharlo! – ríe y saca una libreta con varias fechas anotadas – Bueno chicos, han tenido unas satisfactorias vacaciones bastante largas. Es hora de trabajar. No los seguiré alimentando si no hacen absolutamente nada.

- Tenemos dos canciones grabadas – señala Bill. Tom lo sigue con la mirada, como gato al ratón. Le doy un codazo para que pare, pero sólo gira los ojos, irritado.

- Así es pequeño. Están en proceso de edición para perfeccionarlas – continua David – Estamos produciendo más letras junto con los gemelos, pero si alguno de los G´s quiere cooperar con alguna idea, será perfectamente bienvenida y se les compensará.

- Así es, si hacemos un buen trabajo estaríamos hablando de que el nuevo álbum será lanzado en el verano del próximo año – una voz dulce se escucha dentro de este estudio.

- ¡Dunja! – gritamos todos emocionados mientras la rubia sonríe, entrando al cuarto.

- Hola mis polluelos. Los extrañaba.

Justo fue ella quien relajó el ambiente por completo. Hace el papel de madre de la banda y es quien siempre te saca una sonrisa por más amargado que estés.

- Lindo bronceado – le dice Bill.

- ¡Oh! Me escapé a Cancún, una playa en México por unos días. Necesitaba un momento libre de chicos – ríe y nos da un beso en la mejilla a cada uno.

- Bueno, como les decía, – retoma David – Dunja ya se ha encargado en esparcir la noticia del nuevo álbum de Tokio Hotel. Pero eso no es lo suficiente como para satisfacer la sed de las fans. Sería completamente absurdo comenzar una gira cuando estamos por lanzar un nuevo proyecto, por eso hemos tenido una brillante idea…

- ¡Firmas de Autógrafos! – Completa la rubia – Un tour por Alemania. Recorrer lo más que podamos de nuestro propio país haciendo felices a miles de chicas. No interrumpirá en mucho al nuevo disco.

Reaccionamos bien ante la propuesta. Las firmas de autógrafos son entretenidas y es divertido interactuar con los fanáticos. Nunca antes habíamos tenido un tour con ese motivo, suena interesante. Bill reaccionó exageradamente feliz, a su manera.

- Me alegra que esta vez, para mantener a las fans activas, no me pongan otra Chantelle Paige – celebra Tom, tomando otra cerveza, ofreciéndole una a David quien la acepta agradecido y otra a Dunja, quien la rechaza con espanto.

- ¡No puedes negar que ella te encantaba! – Suelto en una carcajada - ¡Agradecías a muerte que la publicidad fuera así, hombre!

- ¡Te la pasabas hablando sobre ella! – dice Gustav entre risas.

- Creo que todos nos sabemos su biografía completa gracias a ti dude – río mientras los cachetes de Tom se tornan rosas.

- ¡Bien! – Dice apenado – Era una obsesión momentánea…

- Raro en el – me dice Bill con sarcasmo en un susurro inaudible para su hermano. Noto en su voz que sigue molesto.

- Aparte no besaba tan bien y esa nariz, ¡que horrible nariz! – se justifica mientras estallamos en carcajadas.

- Supéralo Tom, todo se puede arreglar con una simple cirugía – le digo dándole unas palmadas en el hombro.

- Sí, tienes razón, ¡todo! ¡Hasta tu cara! – provoca más risas dentro, también la mía.

- ¡Ay chicuelos! Siguen siendo el mismo desastre de siempre – Dunja nos da un abrazo.

- ¡Pero así nos quieres! – protesta Bill dando una patada al piso como niño pequeño.

- Sí, así los amo – extiende los brazos hacia el, quien la recibe en los suyos.

Comentamos los últimos puntos del plan entre las clásicas rondas de bromas de Tom y mías. Es fácil trabajar de esta manera, aunque los Kaulitz siguen estresados entre ellos. Creo que los acompañaré de regreso a casa, no es muy buena idea dejarlos solos. Cuando ese par está enojado, piensan con la cabeza caliente, sobretodo el mayor de los dos. Es una buena oportunidad también para hablar sobre Daiana y Marabi. No sé de donde surge esta urgencia dentro de mí de decírselos, explicárselos, presentárselas como las hermanas Ruzzo.

- Permítanme un segundo – dice David sonriendo mientras levanta la tapa de su celular - ¿Bueno? – pone una cara de confusión.

- Seguro es su esposa regañándolo porque dejo la ropa sucia tirada – bromea Bill - ¿Verdad David?

Jost contesta agitando la mano. Le da mucha concentración a la voz del teléfono, la cual sale del aparato y es audible para nosotros, como un murmullo, pero aún así la distingo de inmediato.

- Lo siento en verdad ¿Quién dices que habla? – pregunta intrigado. Después de una pausa, sonríe con mucha emoción – ¡Cariño! ¡Perdóname por no reconocerte!

Inconcientemente, todos, hasta Dunja, estamos interesados en la llamada.

- ¿Cómo has estado? – Continua Jost - ¿Yo? Muy bien gracias linda ¿Quieres que te pase a alguno de los chicos? Ellos están conmigo ¿Quieres qué te comunique con Georg?

Era ella, lo suponía. Me puse nervioso cuando me comenzó a extender el teléfono. Todos comenzaban a ponerse emocionados y hacer bromas, cuando de la bocina del móvil salió un ``No gracias, quiero hablar contigo si no te molesta ´´ audible para todos.

No importa. Tan sólo escuchar una nota de su voz causó una sensación inexplicable dentro de mí.

- Eres tan feo que te cambian por David – celebra Tom en mi cara, interrumpiendo el efecto perfecto.

- ¡Cállate! – exclamo lanzándole una gran migaja de los bocadillos.

- ¿Quién es? – Pregunta Dunja, justo como lo haría mi madre - ¡Oh Georgi! ¿Me voy de vacaciones y te consigues una novia?

- ¡No! – digo sobresaltado. ¡Demonios! Tengo que controlar ese tipo de reacciones – No… ella es… una amiga.

Absurdamente, Daiana sigue siendo mi amiga. Amigos, amigos, amigos. La quiero junto a mí, la quiero como mi chica, mi novia. Yo no puedo establecer una amistad con ella, no me resistiría a su piel, su mirada, el olor de su pelo, cada vez que saliéramos al centro comercial o cualquier cosa que se supone que los amigos hacen. Yo la deseo.

- ¿Tour por Alemania? – Continua David haciendo caras graciosas mientras habla - ¿Tu sola o… ya tienes acompañante? – Volteó a ver mi reacción - ¡Con tu hermana! ¿Tienes una hermana? Bueno, creo que eso ya es más personal, disculpa. Claro que tengo los contactos necesarios, y claro que te los puedo brindar, pero no lo haré. Como permitiré que dos chicas Ruzzo viajen por todo el país solas ¿No has escuchado las noticias? ¡Tantos secuestros y cosas feas hoy en día! En cambio, no las privaré de viajar. Te tengo una propuesta…. – esas fueron las últimas palabras que pudimos escuchar, pues salió del lugar hablando junto a un gran portazo.

Después de un rato aquí, encerrados, viendo como los Kaulitz se intentan reconciliar, aunque ninguno de los dos quiere hacerlo completamente, y platicando con Gustav y Dunja, David ha vuelto, tiene una feliz expresión. Otra cualidad de Dai: Contagiar su buen humor.

- Dunja no soportará tantas hormonas masculinas juntas todo el tour – dice poniendo una mano en el hombro de ella – Te conseguí acompañantes.

- ¿Chicas? – pregunta desubicada.

- Así es. Les tengo la emocionante noticia a todos. Las hermanas Ruzzo nos acompañan en la travesía – lo anuncia como si se hubiera sacado la lotería, cuando le debería de poner aún más emoción.

No puedo describir la reacción de todos, y por supuesto, menos la mía. Sentí como si mi estómago estuviera en el espacio y el resto de mi cuerpo más debajo de la tierra. ¿Estaba respirando?

- ¡Que agradable sorpresa! ¡Cada vez me gusta más ese tour! – Bill aplaude - ¿A que se debe su compañía?

- Para empezar, no tenía ni la más remota idea de que Daiana tuviera una hermana, pero bueno. Ambas quieren hacer un tour turístico por Alemania, me pidieron algún contacto para llevarlo acabo, pero sinceramente… no me animo a dejarlas solas por ahí explorando todo el país. Además Daiana está involucrada en un proyecto de Taylor Pethel, quien busca sacar al estrellato a la nueva estrella de rock, ella está seleccionada, pero se que aún necesita ayuda ¡Dunja y yo podemos darle nuestros mejores consejos y presentarla a varias personas influyentes en este medio! Se ahorrará muchos problemas, le será de gran ayuda. Entonces, ante todo esto, saquen sus conclusiones….

- Las hermanas Ruzzo viajarán junto a nosotros en nuestra gira de autógrafos por Alemania, así ellas podrán hacer su tour turístico también, además Dunja y David ayudarán a Dai con todo eso del mundo artístico porque será la futura estrella del rock – dice Gustav con un gesto de obviedad, sacando las dudas de Tom y yo ante tanta información.

Cuarenta días junto a ella. Cuarenta días junto a esas miradas imposibles de olvidar. Cuarenta días para tenerla a mi lado, para hacerla sólo mía… Genial.

3 comentarios

oreo_effeckt dijo...

Te oooooooooodio completamente ¿Como te atreves a dejarme con esta intriga?
Además ¡El capitulo es tan estupidamente corto!

Ash!!

Quiero, quiero *---*

Excelente capitulo bombon relleno

Annelysse dijo...

wii, loved ti, loved it, loved it, loved it!!!
me encantó el capi, sigue publicando, plizz!

x.Araceely dijo...

Sigueee :)

Publicar un comentario