miércoles, 30 de diciembre de 2009

Cap. 26 < Incomodidad >








[Capítulo anterior: Sabía que me engañaba a mi misma y que ahí en aquel sillón estaba mi amiga y no el, pero se sentía tan hermoso pensar de otra manera, fantasear sólo un rato.]


(Bill)

Ninguno de nosotros había logrado entender la partida tan temprana de Daiana, la cual en realidad había sido forzada por Elisa.

Tom, como la mayoría de las veces, no le dio tanta importancia al asunto y nos contagió su indiferencia aquella noche; pero lo sucedido no dejó de inquietarme ni sólo un instante y una frase rondaba por mi cabeza con constancia: `` No le interesas Bill Kaulitz, no le interesas, eres muy tranquilo para ella ´´. Por obviedad ese pensamiento se basaba en la piel mulata más exquisita que haya visto, Elisa.

No me hace sentir orgulloso de mi mismo cuando la invasión de celos se me da, pero tengo que admitir que ese tal Peter no me agradó del todo.

En realidad, no quiero asumir nada aún y no quiero desconfiar de Elisa; pero cuando eliminaba el mar tercio que yo estaba formando entre Daiana y Georg, y mis pasos se dirigían hacia la barra del lugar, me pareció ver la sombra de Elisa, apenas como un fantasma, en posiciones muy comprometedoras como para que Peter, fuera más que su amigo.

Eso no… no puede ser. Elisa, sabe que guardo un interés en ella desde la primera vez que la vi, tiene que saberlo. ¿Acaso yo no lo demuestro?

Elisa, ella sería incapaz de mentirme ¿O si? No, no, seguro las luces del lugar me jugaron una mala broma y confundí a una romántica pareja con mi pesadilla.

Fuera lo que fuera, un mal presentimiento me acompañaba y eso comenzaba a aterrarme. El pequeño y ridículo cosquilleo en el estómago, comenzaba poco a poco; el único problema es que no sabía diferenciar si se trataban de traviesas mariposas en el estómago o… celos.


(Gustav)

¿Hice algo mal?

Sí, creo que eché todo a perder. Hubiera sido mejor si ignoraba que Daiana pasaba enfrente de mis narices, pero claro, tuve que detenerla para empezar el caos en el bar.

Aunque lo nieguen, a esos tres les sucede algo desde hace dos días que nos encontramos a las chicas; en especial a Bill y a Hagen.
Cuando me causaban dolores de cabeza al parlotear todos a la vez, todo indicaba normalidad, pero ahora yo soy el que tiene que relajar el ambiente con una u otra platica causal y eso si que es raro.

Me siento fuera de casa, lejos de mis amigos, todo en un rato. ¿Qué habrá pasado? Ni siquiera Tom es el de antes; le planté un episodio de la casa de las conejitas Playboy y sólo hizo uno que otro gesto.

¿Estaré dramatizando o es que nadie lo ha notado?

Fuimos al estudio ayer, a seguir preparando el nuevo álbum, pero fue imposible. El lugar estaba muerto y David se desesperó por lo mismo. Las frases que sonaban sólo eran `` Ánimo chicos ´´ `` ¿Están bien? ´´ `` Vamos, ¿Qué ocurre? ´´ `` Necesito más energía ´´ `` Les daré un Redbull ´´ `` Suena perfecto, pero falta potencia ´´ `` No estoy bromeando ´´.

Y la última frase que fulminó con la grabación: `` Váyanse ya, regresen pasado mañana, pero regresen siendo Tokio Hotel, no un cuarteto de mudos ´´.

Esto en verdad comienza a preocuparme. Creo que tengo a unos compañeros enamorados, o tal vez apenas comienzan a madurar y con ello, a amargarse.


(Tom)

Puedo declarar aquella noche como una de las noches más aburridas de mi vida. Hasta mis ridículos tenis eran más divertidos que el ambiente. Bill me preguntó varias veces acerca de mi comportamiento varias veces, a lo que siempre contesté con un `` no pasa nada´´.

Mentí al decir que no había chicas lindas, pues varias nenas en el antro desviaron mi mirada de los `` Lummy – tenis ´´ a lo largo, más bien corto, de sus faldas. Bien pude llevarlas a un hotel cercano para hacerlas señoras de Kaulitz por un rato, pero la noche era desabrida, y hasta flojera me daba llevar el cortejo acabo para convencerlas de salir de ahí hacia un lugar donde pudiéramos estar `` tranquilos ´´ , aunque mi forma de hacerlas suspirar no se define como tranquila, al contrario. Siendo yo eso me hubiera tomado menos de 15 minutos ( mi tiempo récord es de un minuto y medio ) pero en esos momentos no le veía objetivo alguno.

No puedo negar que Daiana y Elisa lucían encantadoras y… dejémoslo en encantadoras; pero al parecer les causaron un largo shock a Hagen y a mi hermano. No han hablado, ni comido, ni bebido, ni trabajado, ni bromeado con normalidad desde el último encuentro con ellas, hace dos días ya. Mi loca hipótesis es que ellas dos, en su otra vida, fueron brujas y ya han capturado a ese par de bobos con un hechizo, pero ahora que lo razono, es poco probable. Mi lógica hipótesis es que los idiotas, se han enamorado.

Entiendo que es muy su cuestión; pero no perdonaría que Bill saliera lastimado, y no me agrada que todo esto huela a un mal final.

No he querido mencionarle nada a Bill, pero anteayer, mientras Gustav y yo nos encontrábamos cerca de la barra, me pareció ver los brazos de Elisa enrollados al cuello del tal tan amigo `` Peter ´´, bien parece ser que Elisa trata bastante bien a sus amigos.

Pero esa historia aún permanece como leyenda, nadie ni nada puede asegurarme que sea real; había mucho ruido, gente, luces y humo como para poder confirmar una mentira.

Sólo se que a Bill, Peter le cayó como un baño de agua helada, pude notarlo en sus pupilas y en su comportamiento. Además de esa comunicación que todos los hermanos poseen, pero en el caso de los gemelos se multiplica infinitamente, y la mayoría de las veces, puedo ponerme en los zapatos de Bill y sentir todo lo que al siente, sucede de manera viceversa también. Aún así, no he mencionado que mi hermanito es los celos hechos persona. Se derrite por Elisa, ella cumple todos los requisitos de su chica ideal, y el hecho de que se embobe por una mujer me parece fantástico, pues es raro en él, pero a la vez me parece una catástrofe, no soportaría verlo sufrir.

Por otro lado, regresé al apartamento con las manos vacías y con cero paradas a algún hotel. Fue cuando, recostado en mi cama y admirando el lavadero de mi abdomen que mi torso desnudo dejaba al descubierto, pensé en Atziri.

Tenía tiempo sin verla y me intrigó su vida. Me atrae su forma de ser. No se puede describir como femenina ni delicada, pero eso no la deja de hacer ver sensual. Imagino que podríamos pasar una tarde entera jugando videojuegos y ella no tendría ningún inconveniente con eso. Las escasas veces que he podido intercambiar palabras con esa despreocupada voz, me siento yo mismo y hasta es como si platicara con un chico, eso me llena de curiosidad por saber si pasaría una noche conmigo. Aclaro que eso no me hace gay, en lo absoluto. Es confuso, pero excitante imaginar como es ese cuerpo playero, repleto de color, debajo de sus ropas.


(Georg)

Ahora sí que estoy cayendo en la locura, y sólo hay un motivo para eso… ¿Qué diablos hace Daiana?

Es tan dulce y tan fría. Tan besable, pero tan desconfiada. Se acerca tanto a la perfección y por lo mismo no paso desapercibido ninguno de sus movimientos.

Supongo que al igual que a mi, a Bill, Tom y Gustav nos invade la misma pregunta ¿Qué fue lo que pasó anteayer? Recuerdo todo, pero sólo en pequeños fragmentos.

Me hace feliz saber que pude tener a Dai tan cerca de mi otra vez, pero me hace tan miserable saber que sólo fue por un rato.

Tengo ganas de correr hasta su departamento y ser invisible; sólo para verla dormir, comer, cantar, reír. Ya que eso no me es posible, la dibujo una y otra vez en mis recuerdos.

Con cada rencuentro, hay una nueva ilusión.

Por desgracia, cada vez que la veo entre mi mente, es con unos ojos diferentes. A veces con anhelo, otras con dulzura, lujuria, algunas con ternura, tristeza y hasta rabia, ya que hay algo que marca profundamente, y con ese `` algo ´´ no me refiero a mi rechazada invitación, sino a esas oscuras memorias del ventanal y verla acompañada, para mal o para bien, con aquel, Danny Rowman.

Es sólo que no me la imagino de la mano de otro hombre que no sea yo. No se trata de orgullo ni de hombría, es sólo que al tenerla un par de veces entre mis brazos, desearía que fuera toda mía.

Tengo esperanza de que algún día, aquel rumor que estropeó un cacho de la vida de Daiana y alborotó a nuestras fans, sea verdad.

En cierto modo, mis amigos y mi familia comenzaban a acostumbrarse de verme con novia, pues mi última relación duró cuatro años, con Zara, una bella chica que decidió mudarse a Australia con su familia, y ese fue el motivo que nos distanció. Durante aquella relación pasamos buenos ratos, pero siempre la oculté de las cámaras por su propia seguridad. Admití que establecía una relación con una mujer maravillosa cuando los entrevistadores preguntaban acerca del tema, sólo lo dije por respeto a nuestro noviazgo. Con la sorpresa de la noticia, los paparazzis hicieron todo lo posible para salvar su empleo y salió una foto de Zara en la red, la cual en pocos segundos fue a dar a la vista de todos los fans. En ese momento ella se volvió propensa a cualquier histérico ataque fanático, y su familia, por miedo, abandonó Alemania llevándosela a ella también y culpándola como causa principal al abandono de su país natal.

Desde ese entonces extraño los brazos y el cariño de alguien, por lo cual lucharé para que Daiana sea ese alguien, y pasemos tardes enteras en mi casa, riendo y gozando uno del otro.




2 comentarios

Anónimo dijo...

ya no entendí hahaha xD me estan diciendo hombre?? haha
las amoo!!
ATT:ATZI <3

zeeeL dijo...

noo :-( Billy...

`` No le interesas Bill Kaulitz, no le interesas, eres muy tranquilo para ella ´´

my gosh! ... es obvio que me interesa

duuuh

¿por qué me haces esto?

i lub yu <3

Publicar un comentario