domingo, 30 de agosto de 2009

Cap. 3 < ¿Analizando el recién pasado? >

Hallo Hallo! El tercer capítulo de este Fic ¿Analizando el recién pasado?
Les deseo un muy muy bueno domingo para ocio y para flojear xD.
Disfrúten y Comenten! (Me interesa bastante su opinión) ^^






MusicPlaylist
MySpace Playlist at MixPod.com




- Ahora si, es hora de irnos – dije. Había transcurrido un largo rato de suave plática, lo conocí más. Aprendí sobre sus gustos musicales, su favoritismo por ciertos colores, comida, animales, autos y hasta unos escasos datos de su familia.

- Em… está bien, ya es tarde. No es hora para que una chica como tú transcurra por las calles de esta ciudad – Georg echó su cuerpo más centímetros de distancia al mío. Había intentado besarme, he ahí la razón de quererme marchar. No es que Listing no me atrajera, pero… el beso en la primera `` cita ´´ (si así puedo llamar a el encuentro) siempre resulta fatal. El interés se pierde y difícilmente lo vuelvas a ver en tu vida.

- Sí – mi respuesta se tornó modesta.

- Bueno, e… aquí está tu bolso – Georg lo extendió con la mano, mientras yo extendía la mía para recibirlo. Efectivamente él trataba de disimular y ocultar el beso fracasado.

- Gracias Georg – asentí a la vez que los tacones trataban de ayudarme para mantenerme en pie – Ha sido un placer conocerte – dije con educación echándole un ultimo vistazo al lugar, las luces y la música continuaban enérgicas.

- Un placer por igual – metió las manos a los bolsillos de su pantalón y se balanceó con las puntas de sus zapatos, tal y como un infante.

Giré para tener una panorámica de mis amigas. En efecto Elisa tenía a Bill embobado, únicamente con palabras y por el otro lado Tom y Atziri conversaban también, aunque los dos poseían una actitud retadora. Le dije a Elisa `` hora de irnos ´´ con una mirada, en efecto funcionó.
La despedida con los chicos duró cerca de cinco minutos, aprecié como algunos números telefónicos se intercambiaban al igual que ciertas direcciones, por el contrario, no heredé ningún tipo de contacto a Georg y el adoptó la misma actitud conmigo.

- Sólo pido una almohada y una cobija, podría dormir aquí mismo – bromeó Atzi mientras cruzábamos la puerta de salida.

- Ya somos dos – apoyé.

- Temo que no podrás dormir mucho – Elisa posó la muñeca de su mano derecha en frente de sus ojos y examinó las manecillas de su reloj – Nos quedan tres horas para descansar y luego… de vuelta al trabajo –

- Oh esto es horrible, ¿porque tenemos que entrar a las siete de la mañana? – me quejé levantando el brazo con la intención de parar algún taxi.

- Tú si que eres una diva – río Elis – Tienes uno de los mejores trabajos que te puedes imaginar y aún así te quejas –

- ¿Y tú cómo sabes que es uno de los mejores? – reté.

- Tonta… trabajo contigo – después de un gesto serio, Elisa comenzó con las carcajadas y Atziri le siguió.

- Ya, ya – esperé a que el taxista se bajara del auto que acababa de posarse enfrente nuestro para que nos abriera la puerta – Saben que el alcohol me afecta – bromeé entre suspiros al entrar al taxi junto con mis dos mejores amigas.

- ¡Daiana! – escuché una grave voz a mis espaldas.

- Oh – fue lo que pude decir al ver a Georg Listing llamándome. Bajé con seguridad del auto que aún aguardaba ahí calentando el motor. Georg se apresuró para llegar al punto donde me encontraba.

- Perdón – dijo por la interrupción a mi partida – Hoy no has soltado ningún dato tuyo en pocas palabras – me reclamó con aliento entrecortado.

- Mi vida es demasiado complicada como para resumirse en unas pocas horas – respondí levantando la ceja ligeramente.

- Ya tendremos tiempo para eso si es que me permites tú número – sacó del bolsillo de su chaqueta un celular y puso sus manos en el teclado esperando transcribir los dígitos que yo le dictaría.

- Bien – a continuación dicté mi número, algo raro viniendo de mi parte.

- ¿Cómo sabes que no te e inventado el número? – pregunté con habilidad, haciendo el asunto más interesante.

- Daiana, creo que confío en ti – acercó su rostro al mío. No pude presentir sus movimientos lo cual hizo ponerme nerviosa, se acercó, cada vez más y culminó su despedida con un beso en la mejilla. Cada quien dio media vuelta y se dirigió a su destino…

. . . . . .

- Casa – dije para mí a la vez que bajábamos del auto. Elisa se entretenía entregando un billete al taxista quien no la paraba de admirar.

- Tú casa, en donde las pantuflas, las batas, las sudaderas y los palillos para el cabello pueden estar de moda – Atziri volvió a causar las risas.
Caminamos hacia mi edificio. Tenía una arquitectura moderna y chic, justo lo que yo necesitaba. No vivíamos juntas, cada una tenía un pent house en distintos lugares de la ciudad. Opinábamos que así era mejor para darnos espacio, aunque en el fondo estas palabras surgían con hipocresía de las tres, pues lo decíamos para no hacer las cosas más difíciles; siempre nos extrañábamos.
Después de unos cuantos segundos en el elevador las puertas se abrieron y el olor florar con toques de madera impactó nuestros rostros. El ventanal del living room dejaba apreciar la ciudad en versión nocturna, los tonos del departamento en rojo, blanco y negro destacabán.

- Algún día secuestraré tu vista urbana – Elisa dijo entre bostezos. A la vez que sentaba en el sillón individual para seguir apreciando lo que el ventanal transparentaba.

- Sería imposible nena, pero dejaré que fantasíes con eso – contesté recargándome en uno de los pilares del pasillo.

- Mala – dijo con un tono quejumbroso.

- Y orgullosa de serlo – completé. Eran nuestros típicos juegos de palabras.

- ¡Ja! Así se habla Dai – Gritó Atziri desde la cocina, quien ya se encargaba de hurgar entre mi refrigerador.

- Tengo que seguir practicando – nos dijo Elisa girando los ojos, con respecto a el juego de palabras.

- No, ya eres muy buena – apoyé – Si practicas más, algún día me harás llorar –

- Ese es el propósito – la risa se le escapó por más de que la quiso atrapar con los dientes. ¿Mi respuesta? Un almohadazo.

- Te amo bruta – corrí a abrazarla de una forma brusca.

- Hey me aplastas – dijo entre diversión y queja.

- ¿Sándwich? – preguntó Atziri saliendo de la cocina con un tenedor en la boca al ver nuestra escena.

- ¡NO! ¡SÁNDWICH NO! – suplicó Elisa.

- Demasiado tarde guapa – Atziri tomó vuelo y desdé la cocina se atiborro en contra del sillón en donde nosotras nos encontrábamos. Nuestro típico juego `` Sándwich ´´.

- ¡Pff! Niñas maduren de una santa vez – ordenó Elisa cuando se quitó nuestro peso de encima. Su cabello lucía desorientado y nos miraba un poco irritada.

- Maduraré cuando sea amargada – se defendió Atzi sacándole la lengua para rematar con el momento.

- Ja, por eso son mis chicas – dije lanzándoles besos. Nos gustaba volver a ser niñas muy ocasionalmente, pero en pocos minutos volvíamos al glamour, la vanidad y la elegancia.

- Georg Listing – Elisa sacó un nuevo tema.

- Bill Kaulitz – le regresé la jugada.

- Apuestos – dijimos en unísono.

- Tal vez el sea tu chico ideal ¿uhu? – cuestionó Atziri.

- No lo se, es famoso – agregué – Vamos, seguramente sólo era interés –

- Eso no lo sabes – me regañó Elisa – No puedes ir por la vida suponiendo asuntos que no sabes si en verdad son ciertos –

- Tan sólo lo presiento –

- No puedes Daiana, amabas sabemos que las apariencias engañan – su tono elevó.

- Bien… - dije tratando de no expandir el desacuerdo – Creo que es hora de descansar, mañana tenemos trabajo – puse excusa.

- Ok – asintió levantándose con Atziri de los sillones. Después de darnos las buenas noches abordaron el elevador de nuevo. Me quedé sola en el hogar, quedando dormida con lentitud, sin poder sacarme a Georg Listing de la cabeza, sólo Georg…




2 comentarios

zeeeL dijo...

omg .... !!

te leo te leo ^^

siguele amor de mis amores =D

ich liebe dich >3

ahhh.. esto se pone bueno eh ?

hahahaha

Bill [ baba ]

oreo_effeckt dijo...

uy siii *O*

cofcofquenadieseleacerqueaMITOMMYcofcof

que bueno esta esto ehhh, y la musiquita uy uy, eso eso, sola sola XDDDDDDDDD

Publicar un comentario