jueves, 20 de agosto de 2009

Ensueño: < Prefacio >

Este es el Prefacio de el nuevo Fic `` Ensueño ´´. Aclaro que es una nueva historia, en pocas palabras no tiene nada que ver con `` Trama Irrepetible ´´.
Disfrúten!


MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com



Mi cuerpo empezaba a sentir el ritmo de la música. Los tacones plateados que llevaba puestos marcaban sonido. El humo y las luces del lugar se entreveraban por los huecos que mi cuerpo, al moverse, dejaba. Los tímpanos comenzaban a molestarme por el volumen de la canción; no le di importancia y seguí moviéndome. Chasqueaba los dedos al ritmo de la batería y tarareaba la canción; varias miradas no se quisieron perder la escena. Tengo que admitirlo, me la estaba pasando muy bien.
¿Mi nombre? Daiana Constanza. Dejémoselo sólo en Daiana. Nacida en México. Criada en Los Ángeles. Pero ahora, viviendo temporalmente en Alemania; en la hermosa ciudad de Berlín; el trabajo es el que me permitía la estancia en esta ciudad.
Adoro mi trabajo. Ser editora de una revista es mucho más entretenido de lo que parece. Entrevistas a caras reconocidas, famosos en pocas palabras; me permitieron distinguir varios rostros del lugar. Me encontraba en el `` After – Party ´´ de los MTV Music Awards disfrutando del momento y la música por igual.
Seguí divirtiéndome junto al ritmo que el DJ imponía. Varios ojos se posaron en mí con un cuanto de perversidad; no los culpo, esa noche me había esmerado en arreglarme.
Mi figura esbelta estaba cubierta por un vestido negro que en la parte del escote incluía una extensa gama de pedrería plateada, así haciendo juego con los tacones. El cabello lo llevaba suelto, me gusta lucir su color… su color como el de un petirrojo, una avellana, o incluso como el de un coco. Este enmarcaba mi color de piel tan blanca como el marfil, mis grandes ojos y mis labios, un cuanto anchos; que esa noche destacaban por el labial rojo.

- ¡Hey! Te estás robando toda la atención; quítate de ahí o no me dejarás nada ja – me dijo ella, bromeando y escoltándome hasta la barra. Era Elisa, Zeltzin Elisa en realidad, una de mis dos mejores amigas. La conocí por el trabajo al tener el mismo puesto que yo, y por casualidad también en la misma revista. Simpática, alegre, sexy, espontánea, un cuanto sarcástica serían las palabras que la describen a la perfección. Simpatizamos desde el segundo que nos conocimos. Elisa era mexicana de nacimiento también, pero a diferencia mía, a ella si se le notaba. Una suave piel morena, ojos ligeramente rasgados, labios definidos, cabello negro como la noche y lleno de curvas como pequeños resortes la hacían lucir como toda una flor tropical.

- Am… parece que ya has capturado a varios – me dijo cuando nos sentamos a la barra, señalando un grupo de chicos que lucían nerviosos y un cuanto bobos a nuestra presencia.

- ¡Bah! Muy inmaduros – repliqué dándole un trago a la bebida que el bar man me entregó.

- ¿Y que tal esos allá? – Elisa preguntó ahora cambiando de dirección su dedo discretamente. El grupo de chicos era más apuesto, pero me sonaban conocidos, famosos por seguro. Nos quedamos varios segundos admirándolos hasta llegar a una conclusión…

- Famosos creídos – deducimos a unísono, una risa se provocó. Nos conservábamos solteras la mayor parte del tiempo, creíamos que los hombres a veces sólo eran una especie de juego, una especie de pasatiempo. Nos gustaba divertirnos con ellos pero… éramos difíciles de conseguir. De vez en cuando sacábamos la esperanza de encontrar al hombre perfecto, pero cuando creíamos tenerlo, alguna estupidez acababa con el cuento de hadas.

Elisa y yo permanecimos un rato más en la barra, haciendo caso omiso a los coqueteos del bar man. La fiesta empezó a tornarse aburrida… tal vez era por que ningún chico me atrajo lo suficiente. Esa noche todos eran como clones, tratando de lucirse con miradas absurdas, pasos de baile ridículos, guiños de ojos sin encanto ante nosotras. Aburrido simplemente.

- ¿Dónde está Atziri? – pregunté por mi segunda mejor amiga girando la vista por todo el lugar.

- Bailando con aquél chico de cabello oscuro y lentes – dijo Elisa pidiendo el segundo trago. Posé mi mirada sobre Atziri, mi otra amiga que nos acompañaba. Su nombre era Angélica Atziri. Mexicana por igual. No trabajaba con nosotras; pero su trabajo también se juntaba con el mundo del espectáculo. Era diseñadora, creaba y elegía la ropa para varias celebridades. Elisa y yo la conocimos en una sesión de fotos de la revista, el `` click´´ fue inevitable y en pocos días éramos las tres mejores amigas. Atziri al igual que Elisa y yo, llamaba la atención por doquiera. Cabello curveado, mirada seductora, nariz fina, tez morena y una pícara sonrisa eran sus mejores atributos.
Creo que únicamente para ella la fiesta valía la pena. Lucía bastante divertida con el chico que acompañaba sus pasos, el cual me sonaba también conocido…

- Gustav Schäfer. Baterista del fenómeno `` Tokio Hotel ´´ - afirmé a los cinco segundos de inspeccionarlo. Él tomaba de la cadera a Atziri, casi apoderándose de ella.

- Los he escuchado. Me puedo nombrar casi una fan. Su música es muy buena y… son apuestos ja – río Elisa pasando la lengua sobre sus labios, una táctica de ella, una táctica de seducción.

- Sí. Su música es excelente… pero creo que son un poco caprichosos. Tú sabes, son famosos –

- Pequeño gran defecto – confirmó leyéndome la mente.

- ¿Otro trago señoritas? Cortesía de la casa – el molesto bar man interrumpió.

- No. Tengo que redactar un artículo del evento… y para ello tengo que estar sobria, de lo contrario no recordaré nada – contesté en seco, resumiendo la razón por la que estaba ahí: El trabajo. Con las yemas de mis dedos empujé ligeramente la copa que nos acababa de entregar, en ella pude notar como una especie de pastilla efervescente se deshacía.

- Ah… y la próxima vez se más hábil – complete mi cruda respuesta hacia el Bar man sacando la pastilla de la bebida y prácticamente aventándosela a la cara. Los tacones de Elisa emprendieron rumbo a la pista y los míos hicieron coro.

- ¿Qué era eso? – me preguntó ella refiriéndose a la pastilla mientras su cuerpo comenzaba a entender el ritmo y su cabello chino se alborotaba al ritmo de la música.

- Una pastilla `` relajadora ´´. Anestesia en una pequeña cantidad – Elisa se asombró un poco a mi respuesta – El cantinero quería jugar una noche con nosotras… -

- Pero eso nadie lo logra – dijo completando la frase. Dediqué una sonrisa y comenzamos a emprender ritmo. Cotilleo a favor de nosotras se alcanzaba a escuchar en los alrededores y las miradas eran imperdibles.

- Creo que le hemos robado el puesto a Paris Hilton. Somos el hit de la noche – dijo Atziri uniéndose a nosotras a la vez que lanzaba un gesto sensual a un chico, el acto siguiente fue el casi desmayo del mismo.

- Gustav Schäfer ¿aham? – logré que Atziri se sonrojará.

- Lindo chico, pero… nada especial – se defendió.

- Mientes mujer – remató Elisa tratando de acabar con el tema.

- Tal vez – contestó dando una mirada feroz en burla. Reí. Eran mis dos mejores amigas porque me comprendían. Comprendían el glamour y vanidad que llevaba en la sangre por que ellas también lo poseían. Éramos parecidas… pero cada una llevaba consigo su toque especial, lo cual nos convertía en únicas.

- Te lo dije, son apuestos – Elisa me dijo después de que ya llevábamos un buen rato en la pista.

- ¿A que te refieres? – abaniqué con mis manos un poco de aire, el bochorno comenzaba a apoderarse de mi, el movimiento de mis manos se convirtió sexy lo cual pareció excitar a varios rostros masculinos.

- Tonta. Mira hacia tu izquierda – obedecí las instrucciones de mi amiga y giré la cabeza con discreción. Distinguí a Gustav otra vez entre la multitud, y ahora con acompañantes… Tokio Hotel. Ciertamente todos eran bastantes apuestos, pero una mirada me cautivó de inmediato; ojos ahumados en sombra negra. Rastas negras con la punta en blanco. Tez blanca casi como la de un vampiro… Bill Kaulitz.
El juego de coqueteo empezó. La fiesta volvió a cambiar de parecer, ahora comenzaba a intrigarme. Sus ojos cruzaron con los míos un par de veces, todo al ritmo de la música. Era bastante atractivo, pero… no me tenía que fiar de su apariencia, por dentro podría ser una diva como la mayoría de los egos de celebridades que me había topado.

- Mi maquillaje necesita un retoque – murmullé al oído de Elisa, parecía bastante centrada en la fiesta que no insistí para que me acompañara. Con pasos firmes y seguros emprendí el camino hacia el tocador. Las miradas me devoraban y otras trataban de desnudarme únicamente con los ojos. Miradas perversas, menos una, la de Bill que hace unos segundos había estado admirando…

- ¡Oye! – escuché una voz clara dirigida hacia mi en mis espaldas. Supuse que era él. Tenía que ser él…

Espero que les alla agradado el inicio de esta historia. Nos vemos por aquí el 24 de este mes a las 5:oo pm. Besucoz.

4 comentarios

Danielita_Cullen_Tokita dijo...

me facsiina
siiguela
pliiz
cdt

Anónimo dijo...

Koni, no quiero hacerte sentir mal pero eres una COPIA BARATA de Diana Lomelín. En el primer fan fiction (te aviso que es fanfiction ya que en tu link dice fanficcion) que hizó "Ocaciones Ideales Tiempos Perfectos Corazónes Gemelos" la historia fue parecida a Trama Irrepetible, pero ella siguio con Más allá de la razón, ahora que Expiación se trata de dos mejores amigas (Ambry & Anny ) que son muy glamorosas, captan la atención de todos, trabajan en el medio y conocen a los chicos en una fiesta de trabajo misteriosamente el tuyo tmbién.

No eres más que su sombra, no tienes un cerebro propio o no eres original?

Marina Gutierrez

zeL vOn Kaulitz dijo...

awww... amé este caP !! jajajaja

super fashions .. pero la verdad no me gusta eso de Bill & tu ¬¬

hahahahahaha xD!! siguele que te leo

te amo >3

Alessandra dijo...

De akuerdo kn la de arriba.
Habrían d acptarlo, la mayoria de las lectoras de Dianizz hacen copias
de sus historias. En tu caso hasta el diseño del blog
le copiaste y seguro haras lo mismo kon la musika por kapi,
no te ofendas ni nada chica pero pues...
hay ke ser originales. Y kreo que si ella te elogio es xq
es una persona muy sencilla y buena onda, ademas eso lo dijiste como si de veras...
del tipo "osea ella me elogia a mí estupida" de seguro solo se paso una vez por ahi por
pura edukacion.
Yo no digo que no eskriban pero por lo menos denle kredito, si usan sus ideas
y copian sus estilo echale ganas y ojala que no sea como tu otro fic que tambien
era seguro pro coincidencia ke se parecia a los otros de ella.
Me pregunto que opina ella de todo esto.

Publicar un comentario