miércoles, 23 de septiembre de 2009

Cap. 9 < Nadie escuchó, nada pasó >


MusicPlaylist
MySpace Music Playlist at MixPod.com



La puerta de madera abrió. ¡Diablos! pude haber salido corriendo de el momento, pero tome coraje y con un trago de saliva, enfrenté al hombre que se encontraba diciéndome un cálido `` Hola´´; un poco mayor pero muy apuesto, con músculo en todas las partes de su cuerpo…


- Hola, buenos días – saludé estrechándole la mano con amabilidad.

- Buenas tardes en realidad – se río un poco y señaló el cielo que empezaba a ocultar lo soleado del día.

- ¡Oh! El tiempo pasa rápido… - me sonrojé un poco y observe nuestras manos que llevaban mucho tiempo sumergidas en el saludo, instantáneamente cada quien regresó la mano a su lugar.

- Más rápido de lo que crees; el tiempo pasa volando, y eso que ``volando ´´ se queda corto – me sonrió. Dejó un espacio entre la puerta y el, con sus dos brazos me invitó a pasar.

- Gracias – dije apenas en un murmullo.

- Soy un cuanto grosero – dijo de pronto mientras yo observaba aquel estudio, que incluso por dentro tenía el toque hogareño.

- Para nada – era verdad. De hecho aunque sólo lo había conocido unos segundos, él se había convertido en una de las personas más amables que me había topado en mi camino.

- No, si lo soy – cerró los párpados por un segundo – No me he presentado; David Jost, gusto en conocerte –

- En ese caso yo también soy grosera; presentarme a través del interpón de este lugar creo que no es una buena manera – le causé risa.

- Daiana Constanza Ruzzo; encantada de tu presencia – sonreí y en dos segundos ya tenía mi mano derecha impregnada a los labios de David. ``Un real caballero ´´ pensé.
Me quede mínimo rato observando todo; al fondo se podía ver la cabina de grabación, establecida con mucha profesionalidad. Todo lo demás eran habitaciones jugando a ser oficinas, un mini bar con variedad de botellas ya un cuanto gastadas, un cocina que parecía sacada de revista en un cuarto aparte y por último, aquellas escaleras pulidas e iluminadas que daban al segundo piso, ese misterioso segundo piso que intentaba hacerme morir de curiosidad.

- Bien señorita Ruzzo… - David evitó que la curiosidad me hiciera subir.

- ¡Oh David! Sólo dime Daiana – dije en tono de suplica.

- Bien señorita Daiana… -

- El ``señorita ´´ no hace falta – sonreí.

- Bien Daiana… - se detuvo para que yo calificara la forma en que decía mi nombre.

- Así me gusta – acepté orgullosa posando las manos en la cadera.

- Daiana, por desgracia, nuestro encuentro no es con motivos de amistad – Jost inició una breve caminata hacia la sala; tomamos asiento y continuó…

- Aquel rumor, en tan sólo unas horas se ha extendido; y eso nos afecta a todos; no solo a la banda, sí no también a ti; tendrás a fanáticas y Paparazzis detrás, por suerte el día de hoy te ha seguido una camioneta negra de seguridad - hizo un cruce de piernas en versión masculina – Ya has recibido la primer mala noticia que refiere a tu empleo, bueno, a tu ex empleo; pero además de esa, si dejamos que este rumor continué… verás a tu vida como algo imposible de vivir –

- En definitiva, tenemos que encontrar una solución – ordené, liberando mi imaginación para hallar una idea creativa; esta vez no funcionó.

- Lógicamente tenemos que encontrar algo que haga salir a todos de esta – David acomodó la gorra que decoraba su clara castaña cabellera.
Nos quedamos callados, pero no me incomodó. Ambos estábamos concientes de que aquel casi perfecto silencio nos haría encontrar algo útil de una forma veloz en los más profundos rincones de nuestras cabezas; pero no todo lo bueno dura para siempre… en unos pocos minutos el lugar empezaba a notarse más vivo, a llenarse de gente.

- Disculpa, este es el horario de la ronda laboral del día de hoy – señaló la puerta que no paraba de abrir y cerrar.

- No hay problema, si quieres nos juntamos pronto… - había captado la frase de Jost como un clásico ``No te corro, pero vete ´´. Tomé mi bolso a rayas gruesas verticales de colores y con un coqueto moño en una de sus esquinas, lista para marchar.

- Eh… -

- Bastante por un día – dije mi pensamiento en voz alta de una forma inconciente.

- Daiana, pero debemos hablar; no tomes mi frase anterior como si te estuviera corriendo ¡No! Lo dije apenado debido que aquí no tenemos privacidad – David pudo verse visto nervioso.

- Esta bien, discúlpame a mi, estoy un poco mareada – puse la excusa que se me ocurrió al momento y camino en la escalera junto a Jost un sentimiento extraño me invadió.

- Bienvenida al refugio del buen Jost – su voz entonó con su mirada mientras apartaba la puerta de aquel muro. Una linda oficina por dentro; está no se parecía al resto del estudio. Tenía como base lo lujoso y moderno, en colores negro, rojo y blanco. Seguro todos en la oficina aprovechaban una buena oportunidad para escabullirse por ahí.

- ¿El refugio del buen Jost? – pregunté mientras él se lanzaba en uno de esos puff gigantescos; quise imitarlo, pero recordé que los movimientos bruscos y una falda no son buena combinación.

- Así lo apodaron los chicos… ay esos chicos – contestó mi duda y haciéndome distinguir de donde provenía esa extraña sensación; el olor de Georg Listing estaba aún ligeramente impregnado en el estudio; había olvidado por completo que ese lugar también lo visitaba a menudo los chicos… los ``chicos ´´.
Jost me invitó al otro sillonzuelo y lo abarqué.

- No es tú culpa en lo absoluto Daiana – levantó ligeramente con sus tibios dedos mi barbilla.

- Mi intención no era causar todo esto, de hecho esa noche no tenía intención alguna –

- No vayas a ese punto, déjalo atrás – posó sus manos sobré la nuca y contuvo la posición – Lo echo, echo está –

- Cierto. Sólo hay que decidir que hacer ahora – levanté algunos grados mi autoestima; aunque me lo ocultaba a mi misma, en el fondo… muy al fondo, me sentía con culpa por todo el evento.
David despegó las comisuras de sus labios para hablar de nuevo, cuando en el piso de abajo, se escuchó un tremendo escándalo.

- ¿Papá? – preguntó una voz en el pie de la escalera con un coro de carcajadas.

- Yo no soy tu padre – negó Jost a gritos, aún sin pararse del puff, con la esperanza de que su voz fuera lo suficientemente fuerte como para ser escuchada por aquella pandilla.

- Jajajajajaja ¡No jodas! – Ahora habló otra voz reclamándole a la primera – No cases a mamá con una bestia como Jost –
La oleada de risas no podía parar, todas masculinas por evidencia en el tono grave y en los pesados pasos que se profanaban en los escalones.

- Bueno no importa ¿Sí? – Gritó una de las voces que ya había sido escuchada – Yo le digo papá por que nos adoptó apenas cuando éramos unos hermosos capullitos inocentes – Se aguardó el silencio que en poco fue estallado por unas sonoras risas.
David, que aún se encontraba en el puff vecino, no pudo evitar reír también; creo que la única amargada ahí era yo; pues aún ni siquiera sabía quién se encontraba al final de los escalones.

- ¡Idiota! – Interrumpió una voz con dificultad – ¿Capullitos inocentes? ¿Te consideras un capullito inocente cuando en ese entonces ya habías pasado hasta por la cama de tú vecina? Jajajajaja – de nuevo, la prolongación de la risa.

- Jajajajajaja cómo si tu fueras un santo – se defendió el otro – Aquí el único angelito es aquel – fue evidente que esté alguien señaló a otro más en el grupito – Ese hobitt sigue siendo virgen a sus 86 años – bromeó.

- ¡No no! Pero recuerda que él va a perder lo angelical, que no ves que ya tiene novia –

- ¡Cierto! Es el chisme del día que vinimos a resolver… Georg Listing tiene novia – La voz de Tom Kaulitz reconocí al igual que la anterior, la de Bill.
Fue el momento en que entendí todo. Bill, Tom, Gustav y Georg se encontraban detrás de ese muro, en el filo de la escalera. Suponiendo que en la habitación sólo se encontrarían con el familiar rostro de Jost.

- Oh… - exclamé en un tono mudo.

- Tú has como si no hubieras escuchado, como si esto no hubiera pasado – dijo David a un lado dando un crudo trago a la cerveza que acababa de abrir – Así son ellos – me guiñó su ojo izquierdo y fue la suficiente valentía como para pararse e invitarlos a pasar al ``Refugio del buen Jost´´…

2 comentarios

oreo_effeckt dijo...

ay koni!!!! que buen capi!!! hahaha
y cuando me toca salir? XD!!!

jajajajaja

ya quiero que sea mañanaaaa

te amo (L)

•Mon_NzOonziiTHa• dijo...

Koooniii!!!

Ameee zta capiitulo!! xDDDDD

hahaha moorii con lo de capuullitoz!!! aww xDDD

hahaha en zeeerio zoltee la carcajaada! xDDDD

aww nna TKM!!

cuiidathe!!!!

Atte. Arlette!! ^^

Publicar un comentario