domingo, 12 de julio de 2009

Cáp.42: Secretos Bailables

El momento se volvía cada vez más incómodo; Andreas me miraba como niño al dulce; como si fuera un tesoro; una perdición. Yo trataba de disimular que nada estaba sucediendo comiendo un trozo de filete, platicando con Georg y Samy acerca de la comida; en definitiva era un momento totalmente desorientador y nada cómodo.
Georg me volteo a ver un par de veces y en ocasiones me hacía la pregunta: Que tienes nena ¿? La cual yo me limitaba a contestar con un clásico `` nada ´´.

Los filetes se acabaron al igual que las cervezas; así que decidimos que era la hora del postre. Zel, Angie y yo nos dirigimos a la cocina para preparar algunos capuchinos.
Mientras Angie sacaba del refrigerador la leche y yo preparaba la maquina de capuchinos, Zel rompió el silencio…

- Andreeeeeeeaaaaassss ¡! Wuuuu ¡! – Cantó animada picándome el ombligo.

- Hey ¡! NO ¡! Esto NO puede estar sucediendo – dije en un tono enfadado.

- Tranquila Sis, no es tu culpa que le agrades a Andy – Angie trató de tranquilizarme y empezó a preparar el primer café.

- Pero… es bastante incómodo tener que aguantar su juego de coqueteos; el sabe realmente bien que soy novia de Geo – Hice un puchero y luego Zel me abrazó.

- Obviamente el esta conciente de tu relación con el señor Listing – agregó Zel tomando mi cabeza entre sus manos.

- Entonces ¡! ¿? Porque hace todo esto ¿? Ni siquiera nos conocemos bien ¡! – otra vez no comprendía nada de la situación.

- Pues es simple ¡! En la guerra todo se vale… y en el amor aún más comprendes ¿? – me dijo mi Sis tomando una cucharada de la espuma del capuchino.

- Pff… comprendo – acompañé la frase asintiendo con la cabeza. Tenía bastante miedo que pasara alguna confusa situación con Andreas; y así afectara en la relación que llevábamos con Georg; a él como amigo… y a mi como su novia. Eran relaciones más que sagradas, eran más que suerte; eran una fuerte conexión.

- Como va todo chicas… les ayudo con esos capuchinos ¿? – Andreas irrumpió en la cocina a lo que yo entré en un raro estado nervioso; así provocando que el capuchino que estaba llevando al jardín se me resbalara por completo de las manos; los reflejos no reaccionaron y el resultado fue una gran cafetería esparcida en el piso.

- AAAA ¡! ESTO ES SUFICIENTE ¡! – grité a causa de que mis nervios se habían colmado y salí corriendo directo a mi habitación. En el trayecto de la escalera pude escuchar la voz de Andreas preguntando la causa de mi enojo y a Zel y Angie sin respuesta.
Al llegar al cuarto azoté la puerta detrás de mí y me deslicé de espaldas en ella, generando un gran suspiro. Me frustraba bastante toda la situación; me frustraba que las personas me hicieran entrar en una confusión, tal vez en un dilema. Mi mente empezaba a jugar, sin permitirme analizar la situación. No sabía lo que me sucedía; Geo era una persona más que importante en mi vida; era una de mis razones para vivir… como era posible que alguien tal vez pudiera cambiar eso ¿? Era confuso; no sabía si realmente me empezaba a gustar; no sabía si me empezaba a gustar Andreas.

- Koko… puedo pasar ¿? – escuche la voz de Gustav al otro lado de la puerta a la vez que le daba pequeños golpecitos.

- Mmmm… - dudé un poco debido a mi estado de ánimo; pero después de unos segundos decidí abrir.

- Que pasa Gus ¿? – le pregunté ofreciendo una sonrisa con el ultimo `` flash ´´ de felicidad que me quedaba.

- Te seré sincero; todos se preocuparon por tú raro cambio de humor; y pues yo fui el elegido para venir a hablar contigo jaja – rió un poco y se sentó en la cama.

- Ja ¡! Como son ¡! Ja… Gus… mira, solo estoy un poco confusa. Es todo – traté de guardad la sonrisa y no dar a conocer mi lado confundido.

- Mmm… Segura Koquis ¿? –

- Si, solo confusa – di un suspiro un cuanto notorio – Ahora corre con Mayiss que seguramente a de estar extrañando jaja. Tortolos ¡! – reí acompañada de Gusti.

- Ja ¡! Mi Mayiss; gracias Koko… por darme la oportunidad de conocerla, es una gran chica – me tomó de sorpresa con un fugaz abrazo y continuó – Ah ¡! Tom me mandó a decirte que hoy es noche de fiesta ¡! Iremos a un antro famoso aquí en Alemania… así que empiézate a arreglar porque todos sabemos que te tardas horas en eso jaja – se burló un poco a lo que le correspondí con un `` zape ´´ en tono de cariño xD.

……………………

- Ya sal Koko ¡! Seguramente te ves bastante bien ¡! – Zel me reclamaba en el cuarto, tras la puerta del tocador en donde yo me encontraba.

- Si Sis ¡! Los chicos ya están en la sala esperándonos hace mas de media hora ¡! – Angie acompañó la queja de Zel, y May junto con Sam les hicieron coro.
Todo el `` equipo femenino ´´ me había ayudado a arreglarme; los tacones, vestidos, aretes, gloss, cinturones, ``wonderbrass´´, bolsos, perfumes, dijes, barnices de uñas habían cooperado para distraerme un poco de la confusa y preocupante situación. Había aceptado ir esa noche al antro y el procedimiento de arreglarme ya estaba completo.

- Ya ya ¡! Esta bien saldré ¡! – Abrí la puerta del cuarto de baño y noté que todas empezaban a sonreír y a dar pequeños brinquitos por el resultado que juntas habían logrado. Un vestido rojo se adaptaba a mi figura, con una perfecta tela liviana y con finos brillantes insertados en ella, acabando unos centímetros más arriba de mis rodillas y empezando en mis hombros, poseía mangas largas, pero mi espalda la dejaba al descubierto. Unos tacones `` Troyanos ´´ del mismo color que el vestido aumentaba la altura de mi cuerpo, mi cabello estaba alaciado, con un crepé en la parte superior y algunos caireles le daban un toque especial. Mayiss me prestó unos artes con finos rubíes rojos y el maquillaje le daba a mi piel blanca un sexy aspecto bronceado.

- Ja ¡! Sabía que íbamos a lograrlo ¡! Un gran look ¡! – Zel se acomodó uno de sus chinos que esa noche había dejado al natural; su piel morena resaltaba con el vestido turquesa que usaba, era de una tela un cuanto satinada, strapless y ajustado en la parte superior, pero en la parte de abajo nacían varias curvas que acababan en las rodillas.

- Si si si hermanas sexys ¡! Jajajaja – Todas reímos por el comentario de Angie quien se dio un rápido vistazo en el espejo; su cabello lo llevaba alaciado, el cual quedaba perfecto con la blusa negra de tirantes cruzados que llevaba, les dio un toque un poco más formal a los jeans oscuros con unas botas negras que aportaban tacón de aguja.
Mayiss lucía un vestido a rayas horizontales de los colores blanco y negro los cuales combinó con unos converse de los mismos colores; por el contrario Samy aportaba unas sandalias de dedo de un color morado las cuales tenían como aplicaciones piedras `` Swarosky ´´ que hacían juego con su vestido tipo `` globo ´´ y con la joyería de la misma piedra.

- W-O-W ¡! – dijeron los chicos a unísono desde la sala cuando nos observaban bajar las escaleras que daban a esta.

- Cuanto tiempo se tardaron ¡! Pero… créanme que valió la pena jaja – Georg nos dijo cuando íbamos a la mitad de la escalera; pronto subió hasta el escalón donde me encontraba y me extendió el brazo para tomarlo de el.

- Hermosa; simplemente hermosa – Bill tomó de la cadera de Zel, y se apoderó de su conciencia con un beso; pronto Gustav y Mayiss repetían la escena.

- Ja ¡! Te pudiste haber esforzado más no ¿? – Tom trató de seguir con la delantera de la apuesta; pero se excedió un poco pasando a un tono grosero hacia Angie.

- Hey ¡! Eres un grosero – mi Sis se dio media vuelta y empezó a establecer una conversación con May y Gustav. Pude notar en sus pupilas que el comentario verdaderamente le había afectado a ella; y que su reacción había echo que Tom se arrepintiera de lo dicho.

- Em… Samy luces increíble – Georg le guiñó un ojo a Sam; lo cual tengo que aceptar, me causo bastantes celos; mi humor empezó a afectarse. Samantha río de una forma ``boba ´´.

- Koni; pensé que Georg solo escogía especimenes como el, pero me e equivocado, pues tiene a una dama y bastante bella – Andreas causó que la confusión regresara; y Georg inmediatamente se puso serio y me apretó firmemente de la cintura; nuevamente formando una `` cadena invisible ´´ para nunca dejarme ir… o para protegerme.

…………………

- Este es mi club – Tom sonrió y levantó el cuello de su sudadera DC a la vez que nos guiaba a la entrada. El trayecto de la casa al antro había pasado muy rápido, no es mentira que en la autopista alemana la velocidad tiene que ser extrema.

El antro poseía luces en colores morados y azules; un toque de glamour. Dentro de él la pista era enorme y estaba inundada de personas; en la tarima estaba el DJ quien ya se encontraba poniendo ambiente a la noche; la zona VIP tenía sillones tapizados con seda con las diferentes tonalidades del azul y el morado, un mini bar exclusivo estaba en la parte centrada el cual contaba con un gran equipo de servicio.

- Y bueno quien quiere bailar ¿? – Sam hizo el comentario a la vez que jalaba a Georg sin dejarlo dar su opinión.
El pequeño sentimiento de celos volvió a mi, haciéndome hundirme en el sillón en el que ya me encontraba, observando fijamente divertirse a Sam y a Geo.

- Ven cariño ¡! Vamos a bailar – Andy me jaló a la pista y pronto ya me encontraba moviendo mi cuerpo al ritmo de la melodía; la confusión volvió a mi ser; esto no podía estar sucediendo. Andreas pegó cada vez más su cuerpo al mió; me recordó el momento que bailé esa noche con Alan en LV; todo concordaba tan similar como la anterior vez.

- Sabes bailar secretos ¿? – preguntó con un tono `` seductor ´´.

- A que te refieres ¿? –

- Te cuento un secreto bailando a la vez; estaríamos bailando un secreto – el río por su absurda broma – Ja… te diré de una vez; hace más de un año, Sam y Geo se hicieron novios; solo anduvieron menos de una semana; por eso a los paparatzziz no les dio tiempo de hacer de las suyas… -

- Oh… no sabía que habían andado, pero, no tiene nada de malo – seguí con el ritmo que el DJ imponía.

- … No no tiene nada de malo… pero ahora míralos, algo se traman, los escuché hablar junto con Bill en la habitación en la mañana; era algo así como un plan a futuro – hizo una pausa – mira Koni; se que piensas que yo deseo una relación contigo, más que amigos me refiero, pero no es así; solo no quiero que vayas a salir herida por Geo –

- Entonces si no quieres algo más que amigos ¿? Porque has pasado coqueteando conmigo todo el día ¿? – me quedé parada en el mismo lugar, sin bailar, el asunto se tornaba bastante serio.

- Porque intento averiguar la situación que trama con Samy, quiero ver como reacciona Geo a mi comportamiento; así podré llegar una conclusión – me guiñó un ojo, pero esta vez con amistad.
- Entiendo; pero sinceramente no quiero estar involucrada en esto; mi mente empieza a confundirse y jugar conmigo – mi humor bajó repentinamente.

- Ok, comprendo… solo no quiero que salgas herida Koni – Andreas se alejó y me quedé a media pista, analizando paso a paso la situación, amaba a Georg y sabía que el no sería capaz de hacerme algo así; otra vez mi mente era una ola de recuerdos, sueños, confusión, tristeza, felicidad, dudas y… Secretos Bailables.

seja o primeiro a comentar!

Publicar un comentario