jueves, 23 de julio de 2009

Cáp.46: ¿Que Sucede?

Los gritos, la euforia y la emoción aumentaban cada vez en el piso superior a nosotros. La curiosidad era totalmente inevitable; traté de descifrar algunas frases que se oían entre los gritos y los llantos, pero me fue imposible. Noté que Zel intercambiaba miradas con Angie, ambas al igual que Mayiss extrañadas. Mi vista estaba totalmente centrada en las escaleras, tal vez de una forma inconciente. Cada segundo que pasaba la emoción allá arriba era mayor, primero se escucharon los gritos femeninos, pero ahora Bill, Tom, Georg y Gordon hacían coro. Empezaba a formarme la idea de subir, la cual noté que Andreas y Gustav estaban tratando de evitar. Andy contaba su repertorio de chistes absurdos, que de una forma u otra te hacían soltar una carcajada, cada vez el tono de su voz se quebraba más y se acallaba debido a la emoción extrema de arriba.

- Gustav, tú debes saber, que ocurre allá ¿? – preguntó Mayiss con gran esfuerzo para que su tranquila voz se escuchara.

- Am… no lo se – respondió el dirigiendo la mirada al último pedazo de pastel que sobraba.

- Andy ¿? – Zel lanzó una mirada obvia para que Andreas hablara.

- No… este yo tampoco, yo tampoco se –

- Vamos chicos, hablen y no nos obliguen a subir – levanté mi tenedor en tono de amenaza junto a una risita.

- Aham, que tal si cuento otro chiste ¿? Que es un puntito verde en la esquina de la cocina ¿? – Andreas evitó el tema.

- Andreas ¡! No cambies el tema ¡! Habla ¡! – Angie, al igual que todas, empezó a desesperarse.

- Tu también habla Gustav ¡! – May hizo un puchero.

Hubo un silencio, ninguno de los dos habló, los gritos de arriba permanecieron en el máximo grado de euforia, miles de ideas pasaron por mi mente; pero ninguna era clara, ninguna me convenció.

- Bueno, si nadie aquí quiere comentar; subiré a enterarme yo misma – Me paré de la silla y con pasos firmes y decididos empecé a subir los escalones alfombrados. Cada paso que aumentaba para llegar a aquella habitación todo se oía más nítido, pero aún así seguía siendo imposible descifrar las palabras. Era una euforia increíble. Una felicidad extrema, de nuevo miles de ideas se me cruzaron por la mente, pero aún la causa no estaba nada clara.

- Ja ¡! Y esos ánimos ¿? – interrumpí sonriente en el cuarto. Todo se calló por completo a mi llegada. Los abrazos se desvanecieron. Las sonrisas se convirtieron en labios serios, y curiosamente el ambiente tomó un giro nervioso.

- Oh ¡! Creo que e interrumpí algo; los dejo entonces – dije apenada al notar que Bill se rascaba la barbilla, Tom jugaba con el control de la televisión, Georg ajustaba uno de sus anillos, reacciones nerviosas y un cuanto de molestia.

- No cariño, no interrumpiste nada – aclaró Marie invitándome a pasar a uno de los sillones del cuarto; había una gran televisión, juegos, una fuente de sodas antiguas y un decorado especial.

- En verdad; creo que era un momento familiar importante que e interrumpido, es mejor que me vaya – dije más apenada aún ya que los gemelos y Georg seguían con las mismas conductas.

- No, no tu siéntate Koni – me sonrió Gordon dando palmaditas al lugar disponible junto a el.

- Entonces, a que se debía la euforia ¿? – dije una vez sentada; pero segundos después de haber echo la pregunta me arrepentí ya que soné lo bastante curiosa pasando a ser algo `` chismosa ´´.

- A nada en especial ¡! – Simone me vio de una forma dulce – Solo nos entró un ataque de `` locura ´´ por volver a ver a los chicos; nos los veíamos desde hace un buen rato – les guiñó un ojo a lo que ellos contestaron sonriendo.

- Oh ya veo… ja disculpen la curiosidad; pero… - dije lentamente.

- Era inevitable, cierto ¿? – Georg se sentó a mi lado en el descansa-brazos del sillón, cruzamos miradas y juntamos nuestros labios un segundo.

- Exacto, inevitable – exprese con el poco aire que me quedaba, ya que el resto Geo me lo había robado.

- Que lindos se ven – Marie rompió en llanto a lo que Georg la abrazó de un modo cariñoso y los dejé conversar, un momento familiar.
Me levanté del sillón para dirigirme con Tom que estaba solo, me dejé caer al suelo justo a su lado.

- Ja momentos familiares; únicos; disfrútalos bastante Tommy – le dije posando mi mano sobre la suya. Eran momentos que yo pocas veces pasé, y los únicos que tuve los añoraba bastante, esos ratos con mi abuelo.

- Sumamente cursis – dijo él riendo y sacando una revista del librero que se encontraba detrás.

- Pero son únicos; Tom… que no a veces te sientes solo ¿? – le arrebaté la revista de las manos al ver un hermoso vestido en ella.

- Naaa ¡! Tengo bastante compañía; a quien crees que tienes en frente ¿? A Tom Kaulitz, el Don Juan del siglo – se dio un golpecito en la barbilla y chasqueo la boca.

- Jajajaja calma ¡! Eso lo se, pero… a veces, no quieres a alguien que te escuche día y noche ¿? – contemplé el vestido de la revista una vez más.

- Tengo a bastantes personas que me pueden escuchar de noche jaja – río y empezó a jugar con una de las esquinas de la revista.

- Tom ¡! Alguien que te pueda escuchar de noche sin sexo de por medio ¿? – Mi pregunta hizo que su mirada rondara por la habitación; observó a Zel quien ya había llegado con los demás, estaba junto a Bill, observando fotografías viejas de la familia Kaulitz, riendo, con felicidad en sus miradas; luego pasó a observar a Gordon y a Simone quienes observaban orgullosos a Bill junto con Zel, compartían la felicidad y permanecían abrazados, la mirada de Tom giró a ver a Gustav quien le enseñaba a Mayiss un ritmo de batería con las palmas de las manos y una mesa, reían divertidos debido a la desesperación de May por lograr el ritmo y debes en cuando se arrebataban besos; por último su mirada frenó en Angie, quien se encontraba platicando con Andreas; Angie lucía un poco triste, como si estuviera esperando a alguien.

- A veces me gustaría intentarlo – dijo Tom sin quitarle la mirada a mi Sis.

- Intentar estar con alguien; que verdaderamente te escuche, alguien que pueda estar contigo ¿? – pregunté señalando levemente a mi Sis.

- Si, créeme, no me quiero quedar como el Casanova de la familia por siempre – habló mientras inspeccionaba el dije de mi pulsera – Pero… tu sabes, tu sabes que soy hombre de una noche; no quiero empezar una relación porque tengo miedo a lastimarla; tengo miedo de lastimar a Angie –

- Creo que haces bien; no sería nada justo que la lastimaras; pero lo estas haciendo con tu ego elevado Tommy; ella piensa que no guardas ningún interés, es mejor que le expliques lo que le acabas de decir – le sonreí.

- Tal vez lo haré, tal vez a futuro, pero espera… eso quiere decir que yo le agrado ¿? Que le agrado a Angie ¿? – su voz se tornó un cuanto emocionada.

- Ja eso no lo se – mentí con un tono inocente y me levanté del lugar con la revista en la mano.

…………………

- Adiós Simone ¡! Deliciosa la lasaña – sonreí cuando nos encontrábamos todos afuera. Había sido una linda comida.

- Gracias Koni ¡! Eres un encanto – me dijo mientras Geo me tendía mi abrigo ayudándomelo a poner. Pronto se acercó Marie y nos contempló por última vez.

- Koni a sido un gran gusto conocerte ¡! Realmente eres hermosa, no solo físicamente, si no en todos los aspectos; vamos ven acá – Marie me jaló un poco y me dio un gran abrazo el cual al principio me tomó por sorpresa, pero luego lo correspondí – Te veré pronto – me dijo guiñándome un ojo; no comprendí muy bien, pero supuse que habría otra comida.

- Mamá; te amo – Georg se despidió de Marie.
Noté que los gemelos se despidieron con un choque de manos y luego un abrazo hacia Gordon, no sin antes admirar los nuevos coches una y otra vez. Simone se quedó conversando con Zel; habían hecho muy buenas migas por lo que Zelt no conservó los nervios; mi Sis se les incluyó en la conversación; Simone también la trataba como su nuera. Mayiss y Gus se encontraban ya en el auto de Bill haciendo una siesta y Andrew estaba en el Audi de Tom ansioso por partir.

- Tom apúrate ¡! No alcanzaremos a ver a las chicas lindas si obscurece más ¡! – gritó Andy causando una risa en Tom.
Pronto ya Angie, Georg y yo subíamos en el auto, y después Tom que llevaba una cazuela con la lasaña que había sobrado xD.
- Hey nenas ¡! Tom Kaulitz está en la ciudad – dijo Tom poniéndose unos lentes oscuros y girando la llave del auto causando el ronroneo del motor.

- Que empiece la fiesta ¡! – gritó Andreas prendiendo el estero a todo volumen. Tom piso el acelerador hasta el fondo y en pocos segundos ya nos encontrábamos en el primer alto; el coche de Bill nos alcanzó a la misma altura y bajó la polarizada ventanilla…

- De aquí hasta la casa – negoció Tom hacia el auto de Bill.

- Echo; el que pierda… - dijo Bill.

- El que pierda le compra una guitarra al otro – sonrío Tom de una forma traviesa.

- Hey ¡! Para tu información yo no toco la guitarra – agregó Bill haciendo una mueca de torpeza hacia Tom.

- Entonces te conviene perder hermanito – Tom volvió a pisar el acelerador con fuerza dejando a Bill atrás. El juego empezó.
Tom tomaba ventaja por una o dos cuadras; cuando de pronto el auto de Bill empezó a rebasarnos.

- HEY ¡! THOMAS ¡! – dijo Andy dándole un zape a Tom; pero aún así divertido.

- PISA HOMBRE ¡! DALE FUERZA ¡! – dijo Georg disfrutando la carrera. Tom se esforzó aún más; por unos segundos tomó la delantera la cual volvió a ser arrebatada por su hermano.

- Puedo aprender a tocar guitarra jaja ¡! – gritó Bill al momento de rebasarnos, se oyó la risa de Zel al fondo.

- Ni lo creas Billy; aquí el guitarrista soy yo – murmulló Tom acelerando a todo; pero aún así Bill seguía con la delantera.

- Thomas ¡! QUIERES ESA GUITARRA ¿? – pregunté ahora adentrándome en el juego que resultaba bastante divertido.

- Si la quiero – dijo Tom concentrado en la autopista y con bastante adrenalina.

- ENTONCES ACELERA CORAZÓN ¡! – gritó Angie entusiasmada; noté por el retrovisor que Tom dio una complacida sonrisa e hizo más presión en el pedal. Rebasamos a Bill en pocos segundos.

- Muerde el polvo hermano – dijo Tommy frenando. Sin darme cuenta del camino ya nos encontrábamos en la casa. Tom chocó la mano con Andreas y luego con Georg. Angie y yo celebramos mientras carcajeábamos a la vez.
Tom bajó del auto con un cómico brinquito y le extendió la mano a mi Sis ayudándola a bajar; Angie confundida la tomó y luego se quedó perplejita al beso en el cachete que le dio Tommy.

- Acelera corazón – sonrió Tom – Una frase motivadora – le dijo regalándole una pícara sonrisa.

- Bah ¡! Fue solo suerte – interrumpió Bill bajando del auto junto con Zel.

- Me gustan las Gibson. En un tono madera o negro. Acabado Fino - río Tom a lo que Bill puso los ojos en blanco.

- Hey Bill ¡! No te sientas mal ¡! Buena carrera – dijo Andy tomando su coche que estaba estacionado en la casa – Los veo luego ¡! – se despidió con la mano desde la ventanilla a la vez que el vehículo avanzaba.
Georg me tomó por la cintura y caminamos hacia la casa mientras todos se quedaban platicando afuera sobre el suceso un rato. Subimos las escaleras con pasos lentos y suaves; me di cuenta y ya estaba tumbada en la cama de nuestra habitación, totalmente agotada.

- Una noche intensa jaja – reí mirando a Georg que se encontraba parado en el marco de la puerta.

- No. Una noche intensa la que te espera linda – me dijo con un tono pícaro y seductor cerrando la puerta a la vez, dando inicio a la larga e intensa noche.

2 comentarios

Danielita_Cullen_Tokita dijo...

Hallo!
muii buen
capi
cm tooz
^^
siguela!!
bno me voi
biiie

Angie!! dijo...

esacto0o0...buen titulo,ya no entendi nada hahaha pro al fin las cosas c arreglen cn mi tommy :D
este es el mejo0or ff of the wold! haha te amo sis!! te cuiidas y nos vemozzz luego0!!
aiooz nniz

Publicar un comentario