domingo, 26 de julio de 2009

Cáp.47: Posa, Sonríe... ¡Listo!

- Las 8:00 am – me dije a mi misma al ver el reloj que estaba en mi mesa de noche. La noche había transcurrido bastante rápido con un conjunto de diversas emociones. Georg estaba a mi lado, durmiendo por obviedad; seguramente era la única despierta en la casa.
Bajé de puntitas las escaleras y me aproximé a la cocina; serví un vaso de agua, le di unos cuantos tragos hasta que la temperatura fría de esta raspó un poco mi garganta. El silencio me comió; la casa lucía diferente sin todo el ruido, risas, besos, abrazos, peleas, era como otro hogar, no la casa de siempre. Desde la barra de la cocina vi uno de los sillones de la sala principal y no dudé ni un segundo ir a recostarme en uno de ellos. Estando ahí admiré el jardín que se alumbraba con los tenues tonos rosas y naranjas del amanecer, un conjunto armonioso de colores que provocaban ideas en mi mente. Era increíble que en tan solo un año, cuatro meses y diez días mi vida hubiera dado un giro por completo; me encontraba con Tokio Hotel, los artistas del momento; pero yo no lo contemplaba de esa forma, eran chicos; con un gran talento, seguían siendo chicos. Ahora eran chicos que formaban parte de mi vida, una nueva familia, un nuevo hogar. Nuestra vida, la de Zel, Angie, Mayiss y la mía había cambiado. Tal vez habíamos dejado un sueño pendiente, otro destino en México, pero lo habíamos abandonado para seguir con el sueño que ahora nos invadía de sentimientos y recuerdos, el sueño que ahora vivíamos, el cuento de hadas, Alemania.
Tomé mi celular y tecleé el número que hace bastante tiempo no marcaba; en la pantalla de mi celular aparecieron las letras `` Catalina y John: Llamando ´´…

- Caty ¡! – saludé emocionada aún en murmullos para no despertar a los perezosos de la casa.

- Constanza ¡! Que te sucede ¿? ¡! Me dejas más de un año sin información tuya ¡! Lo que se de ti es gracias a los paparatzziz ¡! – me regañó mi tía con un tono divertido.

- Ja vamos Caty ¡! No me regañes, se que me extrañas – vacilé.

- Error. Te extrañamos – se oyó a lo lejos de la llamada esa voz masculina conocida.

- John ¡! – Dije emocionada ahora saludando a mi tío – Pensé que estabas en el trabajo ¡! –

- En el trabajo a esta hora ¿? Koni es México – río divertido; había olvidado por completo el cambio horario.

- Jajaja perdóname ¡! Cada vez me vuelvo más alemana jaja ¡! Les mando saludos por allá ¡! Los quiero en verdad ¡! Adiós – me despedí; a pesar de que habían sucedido tantas cosas desde que no tenía contacto con ellos no sabía nada de que platicar.

- No ¡! Cariño; tenemos que hablar, un año sin saber nada de ti lo resumes en cinco minutos ¿? jaja; como va el galán ¿? – Catalina interrumpió la despedida.

- Va todo excelente tía Caty. En verdad me gustaría visitarlos o que ustedes me visitaran. Los llamaré en unos días con noticias más recientes –

- Mmmm… esta bien ¡! Pero luego me contarás los detalles princesa – dijo mi tía entretenida a la vez que deslizaba mi celular para terminar la llamada.

Me quedé contemplando unos segundos más el amanecer; escuchar la voz de mis tíos me había brindado más tranquilidad de la que ya guardaba. Observando todos los detalles del jardín iluminados por una bella luz formaron una especie de canción de cuna imaginaria que hizo que mis parpados se cerrarán.

……………………

- Ja, aquí están – dije para mi misma una vez que había descansado alrededor de dos horas. Me encontraba recargada en el marco de la puerta del estudio que habíamos instalado en la casa, los chicos estaban allí ensayando un poco, ritmos nuevos que no conocía.

- Suena hermoso – interrumpí a la mitad de la nueva canción. Todos me saludaron con las manos, miradas y un `` hola ´´ a unísono.

- Nuevo single – me sonrío Geo ``atrapando ´´ el beso que yo le había lanzado al aire.

- Te gusta ¿? – David me asusto tomando mi hombro detrás de mí.

- Hola David ¡! Hace años que no veía tu presencia – me dio un tierno abrazo. Hace bastante tiempo que no lo veía, lo extrañaba, el también era parte de la familia.

- Tenía que venir a rescatar a estos chicos. Un buen rato que no se pasean por el mundo artístico – río a lo que yo le acompañé.

- Ja vamos David ¡! No hace falta que me paseé por allí ¡! De una forma u otra las mujeres siempre me van a desear – dijo Tom luciéndose con un requinto en su Gibson. Noté que Angie soltaba una risita, tal vez nerviosa.

- Claro galán – replicó Zel con una mirada sarcástica. Me lancé al puff rojo que se encontraba a su lado.

- Ya ya ya ¡! Galán luego ligas, ahora a tocar ¡! – Bill soltó un pequeño golpe a Tom para que saliera del juego de miradas que traía con mi Sis.

- 1, 2, 3, 4 – dijo Gustav aplicando ritmo con sus baquetas. La canción comenzó; era un diferente ritmo al que siempre tenia Tokio Hotel, ahora era un poco más rápido, hasta un cuanto electrónico; sin embargo el toque Tokio Hotelero se conservaba, creando un gran sencillo.

- Lindo – susurró Mayiss cuando la canción llegó a las últimas notas.

- Un nuevo ritmo; nuevo álbum supongo – aseguró mi Sis a la vez que ayudaba a Zel en pintarse las uñas; Georg, Tom y Gustav hacían pucheros por el olor a barniz mientras Bill ni se inmutaba.

- Exacto; nuevo álbum – dijo Georg.

- `` Humanoid ´´ - dijo Gustav mientras le daba un trago a su Red Bull – Es el nuevo título del CD –

- Un sonido más electro nena – Bill se sentó junto al otro puff que había junto a Zelt. Tomó uno de los barnices que se encontraban en el piso, uno negro, y comenzó a pintarse las uñas que ese día llevaba al natural.

- Ja es una escena cómica; la pareja de novios coloreando sus uñas – me burlé un poco a lo que me contestaron con un sacado de lenguas.

- Bueno chicos, han ensayado bastante hoy; todo suena perfecto, en un par de meses iremos a grabar al estudio de Cherry Tree Records de acuerdo ¿? – dijo David despidiéndose a lo que los chicos asintieron. Lo acompañé hasta la entrada del garaje en donde se encontraba su coche…

- Eres una gran chica Koni; lo harás bien – David me guiñó un ojo y me dedicó una sonrisa a la vez que el motor de su auto empezaba a crujir, no pude ni preguntar nada acerca de que se refería con la frase cuando el ya estaba en la autopista alemana.

- Lo haré bien ¿? Que cosa haré bien ¿? – dije pensando en voz alta a la vez que volvía a entrar en la casa. Al entrar choqué con la mesita que estaba a la entrada, causando que varias cosas terminaran en el piso; me incliné a levantarlas y entre todas las revistas y libros noté una pequeña tarjetita que me llamó la atención.

- Samantha – pensé al observar la tarjeta. Era aquella que Samy me había dado el día que nos conocimos, la tarjeta sobre su agencia de modelos. Sin pensarlo dos veces levanté el teléfono y empecé a teclear el número que indicaba el papel.

- `` Just Ego & Models ´´ Buenos días; en que le pudo ayudar ¿? – dijo la asistente una vez que la llamada fue contestada.

- Buenos días; con Samantha por favor; de Koni –

- Claro, un momento – se escucharon varios sonidos y la animada voz de Samy contestó.

- Koko ¡! Pensé que nunca llamarías – río divertida.

- Samy, perdón; tengo muchas cosas en mente y lo de la agencia se me había olvidado por completo –

- No hay problema Koni, y dime vendrás para un `` photoshot ´´ ¿? –

- Am… - dudé cuando la voz de Samy me interrumpió.

- Perfecto ¡! Nos vemos por aquí en media hora ¡! La dirección está anotada en la tarjeta ¡! Gracias – Sam colgó el teléfono. No había entendido con exactitud si yo había aceptado o Samantha prácticamente me había forzado a ir; pero supuse que de una manera u otra iba a ser divertido.
Subí a la habitación a tomar un baño y me cambie con un atuendo relajado, jeans, blusa estilo `` mascota ´´ en rojo y blanco, flats a juego y en mi cabello formé un pequeño crepé.

- A donde iras hoy señorita ¿? – preguntó Zel en tono materno cuando entraba al estudio, todos aún permanecían ahí.

- He llamado a Samy; hoy iré a hacerme un photoshot en su agencia – respondí un cuanto emocionada.

- Puedo ir ¿? Por favor – dijo Tom suplicando un poco.
- Para que quieres ir ¿? – dijo Mayi aventándole una almohada.

- Agencia de M-O-D-E-L-O-S ¡! Daaaaaa ¡! – dijo Tom embobado a lo que Angie correspondió con otro almohadazo.

- Koni te recomiendo que mi hermanito mejor se quede en casa – agregó Bill despidiéndose de Zel. Pronto Georg se acercó y me arrebato un beso seguido por un `` adiós ´´.

- Que ustedes también se van ¿? – pregunté mientras Georg rodeaba mi cintura y yo su cuello con mis brazos.

- Si amor, iremos a una joyería, compraremos accesorios, tú sabes – Geo me enseñó uno de sus anillos – A Bill y a mi nos hacen falta –

- Los puedo acompañar ¿? – Zel se paró del puff y tomó su bolso.

- Ammm… mejor quédate Zel, descansa un día nena – Bill dijo un cuanto nervioso, como ocultando algo. Zel solo se volvió a tumbar en el puff e hizo unos cuantos pucheros.
Salí unos momentos después, en la entrada de la casa se encontraba el 300 C, más hermoso aún, los rayos del sol destacaban su brillo.

- Hey nena, espero que te guste la velocidad, tendrás que ir a 200 kilómetros por hora – río Geo acompañado de Bill lanzándome las llaves del 300.

- Nosotros la escoltaremos – me dijo un hombre del VSD junto con dos camionetas, las típicas camionetas negras.
Abrí la puerta del auto; el olor a frescura me impactó en el rostro. Tomé asiento, todo por dentro era con el toque de lujo, sonreí un poco al observar todos los detalles y con un poco de miedo gire la llave, el ruido de adrenalina proveniente del motor me sacó un brinquito pero luego me adentró a pisar el pedal acelerador.

……………………

- Esta vez no les fue tan mal. Me acompañaron a una agencia de modelos jaja – bromeé con los chicos del VSD cuando ya nos encontrábamos dando los primeros pasos en `` Just Ego & Models ´´. El piso de madera perfectamente pulido, olor a vainilla y sándalo, luz cálida que venía de candelabros de cristal, varias chicas alemanas sonriendo y tomando café, una recepción impecable con las letras de la empresa en grande y en dorado, y Sam sonriendo y saludándome a la vez.

- Llegaste bastante rápido Koko – dijo un cuanto orgullosa de mi. Samantha era la reina de la puntualidad, por eso a veces se molestaba un tanto con los chicos.

- Ja agrádese a los límites de velocidad alemanes y a el auto que está allá fuera – sonreí. Sam inclinó un poco la cabeza para ver a través de la puerta y los escaparates de cristal del lugar.

- Oh un 300 C, muy buenos gustos – me dio una pequeña palmadita en el hombro cuando notó mi auto.

- En realidad, siempre ha sido el auto de mis sueños, pero fue una sorpresa de los chicos –

- Ja, en verdad, esos chicos las adoran; nunca había visto que establecieran relaciones tan fuertes con unas chicas; ni siquiera conmigo que e sido su amiga bastante tiempo, felicidades, tal vez has logrado algo que yo creía imposible – su cálida mirada me relajó.

- Sam, gracias por darme esta oportunidad, en verdad – cambié el tema.

- No, es un honor ¡! Se que en el fondo tienes alma de modelo jaja – reímos juntas – ahora vamos a hacer esa sesión de fotos ¡! – Sam me jaló del brazo y caminamos por un ancho pasillo que contenía bastantes puertas, se podían escuchar los flashes, risas y peticiones de los fotógrafos, al igual que los pasos de los chicos del VSD que por órdenes de Georg me seguían a todas partes; Samy puso cara de pocos amigos en broma a lo mismo.

- Bien aquí es ¡! – Sam abrió una de las puertas de madera. El estudio era más grande de lo que pensaba, un gran equipo, maquillistas, estilistas, directores de luz, asistentes y por supuesto el fotógrafo con todos los aparatos.

- Richie, ella es Koni – Sam me presentó al fotógrafo que lucía completamente afeminado.

- Oh dios ¡! Mira que encanto ¡! – Richie dejó su cámara para recibirme.

- Ja gracias, un gusto conocerte –

- Ay no ¡! El gusto es mío cariño ¡! Tu eres la famosa novia de Georg Listing no ¿? – preguntó curioso.

- Si ja ella misma soy. Que todo el mundo ya me conoce ¿? – dije dando una pequeña sonrisa.

- Obvio lindura ¡! Pero temo decirte que te odio porque me bajaste al bombón de tu novio jaja – Richie dio su máxima expresión afeminada.

- Ay Richie ¡! El gay de siempre – dijo Sam mandándome a maquillaje y a peinado.
Para las primeras fotos utilizamos un vestido lila bastante largo, tan largo que en algunas fotos tropecé con la cola del mismo. Al final quedaron fotos fantásticas. Debo reconocer que tal vez si guardaba el alma de modelo por dentro.

- Increíbles – me sonrío Samy cuando Richie nos enseñaba las fotos en la computadora.

- Son fantásticas, Richie a echo su magia – dijo él orgulloso – Pero ahora… me gustaría probar algo diferente – Richie se apresuró a uno de los percheros de ropa, saco un atuendo de color rosa intenso.

- Toma. Es hora de mostrar cuerpazo cariño – Richie me aventó la ropa. Cuando la logre atrapar noté lo que era.

- Bikini ¿? Quieres que me ponga Bikini ¿? – dije mostrándole la parte de arriba del traje de baño. El nerviosismo corrió por mi voz.

- Exacto ¡! Buena idea – apoyó Samy.

- Oigan chicos, sinceramente creo que es demasiado, am… yo no lo se – dije con un cuanto de inseguridad.

- No era una pregunta ¡! Así que vas y te lo pones ¡! – Richie simuló un tono enfadado que me soltó una risa y en fin de cuentas me convenció.

- WOW ¡! – se escucharon las voces de Rich, Sam, estilistas, asistentes incluso los chicos del VSD cuando salí del biombo con el bikini puesto.

- Te juro que si no fuera gay te comería – bromeó Richie haciéndome soltar una carcajada – Bien ahora a tomar fotos ¡! –
Me coloqué en el centro del estudio, Richie me dio unas cuantas indicaciones de cómo posar y Sam levantó los pulgares dándome ánimo.

- Posa, Sonríe… Listo ¡! – Richie tomó la fotografía que en un segundo se imprimió en la pantalla de su computadora. Sam se acercó al monitor en menos de un segundo. Admiraron la foto por más de cinco minutos.

- Sin duda, la mejor foto que e tomado – dijo Richie atónito. Una gran sonrisa se dibujo en mi rostro al ver dicha fotografía.

- Esa es Koko – murmullé modestamente mientras las sonrisas aumentaban.

1 comentário

Danielita_Cullen_Tokita dijo...

Hallo...!
ezta mui
buena
la fic!!
ke pena
ke ia
ze va a
acabr
T.T
siiguelaa
pliz biie

Publicar un comentario